Discussion:
Pedro Luis Boitel - un heroe de Cuba - QEPD
(demasiado antiguo para responder)
Fortinbras
2008-02-09 15:09:33 UTC
Permalink
Nunca olvidaremos tu sacrificio Fidel. Cuba sera siempre libre gracias a
ti, Camilo y Guevara!
http://www.youtube.com/user/qbacreativz
--
Using Opera's revolutionary e-mail client: http://www.opera.com/mail/
Fortinbras
2008-02-10 16:35:25 UTC
Permalink
Nunca olvidaremos tu sacrificio Fidel. Cuba sera siempre libre =
gracias a
ti, Camilo y Guevara!
--
Using Opera's revolutionary e-mail client:http://www.opera.com/mail/
Fotingo Pinguero de Alquiler,
De los tres que mencionastes solo uno sirve. Camilo, ese gran cubano
que fue asesinado por Castro, es el unico que vale la pena. El maldito=
Che, esa mierda que exporto Argentina para desgracia de los cubanos,
era un psicopata sadico asesino sin conciencia. Perro comunista,
asesino' vilmente a miles de cubanos inocentes. Lo unico bueno que ha=
hecho Fidel fue traicionarlo y mandarlo a morir a Bolivia y asi
quitarse una posible competencia.
A ti no, porque tu eres un perro castro fascista, pero a otros que
lean esto, les recomiendo que vean este documental del Che, EL CHANCHO=
como lo llamaban sus compa~neros.
http://www.cubademocraciayvida.org/web/article.asp?artID=3D1370
.
Ernesto Guevara es una figura prestigiada y admirada internacionalmente.=
=

No se trata de mi opinion aqui.

Saludos cordiales

Fortinbras

-- =

Using Opera's revolutionary e-mail client: http://www.opera.com/mail/
nosidetpa
2008-02-12 17:04:21 UTC
Permalink
LOS GUSANOS ASQUEROSOS SON RECONOCIDOS INTERNACIONALMENTE
CONOCIDOS ,,MAMAPINGAS,
CONOCIDOS COBARDES
CONOCIDOS ETC ETC
Post by Fortinbras
Nunca olvidaremos tu sacrificio Fidel. Cuba sera siempre libre
gracias a
ti, Camilo y Guevara!
--
Using Opera's revolutionary e-mail client:http://www.opera.com/mail/
Fotingo Pinguero de Alquiler,
De los tres que mencionastes solo uno sirve. Camilo, ese gran cubano
que fue asesinado por Castro, es el unico que vale la pena. El maldito
Che, esa mierda que exporto Argentina para desgracia de los cubanos,
era un psicopata sadico asesino sin conciencia. Perro comunista,
asesino' vilmente a miles de cubanos inocentes. Lo unico bueno que ha
hecho Fidel fue traicionarlo y mandarlo a morir a Bolivia y asi
quitarse una posible competencia.
A ti no, porque tu eres un perro castro fascista, pero a otros que
lean esto, les recomiendo que vean este documental del Che, EL CHANCHO
como lo llamaban sus compa~neros.
http://www.cubademocraciayvida.org/web/article.asp?artID=1370
.
Ernesto Guevara es una figura prestigiada y admirada internacionalmente.
No se trata de mi opinion aqui.
Se trata de su opinion y no de la opinion del pueblo de Cuba.Lo
admiran en el mundo dos tipos de personas: sadicos y asesinos como el,
o gente ignorante de la realidad de quien fuese el verdadero Che. Es
verdad que el Che es conocido internacionalmente y tambien Charles
Manson es conocido internacionalmente. Adolfo Hitler es reconocido
internacionalmente y tambien Joseph Stalin. Ese perro Che hizo un
da~no terrible en Cuba. Lleno a mi patria de sangre y de odio. Asesino
a miles de cubanos, algunos con sus propias manos. Encarcelo a decenas
de miles de mis compatriotas y fue el principal creador de los campos
de concentracion de la UMAP. Ademas, fue un hombre sadico y cobarde.
Disfrutaba causar dolor. Disfrutaba los paredones y hasta abrio una
pared en su oficina de la Caba~na para disfrutar los fusilamientos
Pero no estuvo contento de ser, junto a Fidel y a Raul, los
destructores de una nacion. Fue al Congo a llevar la muerte. Fue a
Bolivia a llevar la muerte, hasta que se fue con Lucifer al mismo
lugar donde pronto ira Fidel. Para el Che no puede existir el perdon,
ni tampoco para Fidel y Raul. Los tres son asesinos internacionales,
terroristas sin Dios y sin Patria, lo peor de lo peor que ha habido en
esta tierra.
Saludos cordiales,
El Mambi
Post by Fortinbras
Saludos cordiales
Fortinbras
--
Using Opera's revolutionary e-mail client:http://www.opera.com/mail/
nosidetpa
2008-02-13 17:00:49 UTC
Permalink
ENTONCES SR GUSANO MAMAPINGA,,DEJEDESE DE JODER EN EL BOARD URUGUAYO
UDS SON COBARDES,,,HABLAN DE GRANDEZAS DE OTROS
AL BOARD GUSANO,,NADIE VA A ROMPERLES LOS HUEVOS,,RESPETE SI QUIERE Q LO
RESPETEN,,,EN OTRAS PALABRAS DEJESE DE JODER CON SU GUSANERIA
ACA NO NOS INTERESA
Post by nosidetpa
LOS GUSANOS ASQUEROSOS SON RECONOCIDOS INTERNACIONALMENTE
CONOCIDOS ,,MAMAPINGAS,
CONOCIDOS COBARDES
CONOCIDOS ETC ETC
Parece que Nosedena quiere insultos.Empece a contestarle de igual
manera pero recorde que estoy dando a conocer a un verdadero heroe de
mi patria que murio en prision. En honor a su memoria no te contestare
de la forma que te mereces. Ya se presentara la ocasion.

Este es la vida de Pedro Luis Boitel, un luchador incansable por la
libertad de Cuba que murio en prision. Un gran hombre, un gran cubano
que su pueblo nunca olvidara.

Carta de Cuba, la escritura de la libertad

PEDRO LUIS BOITEL

Por: Ileana Curra

(vía www.PayoLibre.com)

El mes de mayo fue significativo para un hombre que pasó a la historia
por su valor y su firmeza. Nació un día 13 de ese mes en el año 1931.
Nació para ser líder. Nació para ser un mártir, y su nombre jamás
podrá ser olvidado. Como tampoco el de otros tantos hombres y mujeres
que han quedado en este largo camino que ha sido la lucha por la
libertad de una pequeña isla llamada Cuba, pero grande para todos los
que la quieren, y la quieren libre, por sobre todas las cosas.

Pedro Luis Boitel, el joven humilde y estudioso, talentoso y dedicado.
Tenaz y rebelde hasta las últimas consecuencias. Quien no pensaba en
sí mismo, sino en Cuba. En la patria que lo vio nacer...y morir.

El Boitel que luchó contra el gobierno de Batista, pero que al mismo
comienzo de la llamada revolución supo darse cuenta de que era
traicionado. No solo él, la traición era para todos. Incluso, para los
que habían dado su vida. Quien, a pesar de los ofrecimientos y las
amenazas, decidió ir a elecciones universitarias sin miedo, porque
nunca supo lo que era el temor. Al que evitaron el triunfo porque el
absolutismo de los hermanos Castro no podían permitirle ganar. Su
carisma, su inteligencia y responsabilidad fueron su sentencia. Su
perseverancia y su condición de líder, su muerte.

Boitel, quien intentara fugarse de la tristemente célebre cárcel de
Isla de Pinos y fuera capturado para soportar torturas, golpizas y
vejaciones. El que realizara innumerables huelgas de hambre para
protestar por las condiciones infrahumanas a que estaban sometidos los
presos políticos. El cabecilla natural que no permitía las
injusticias. Que ni los golpes, ni los encierros en celdas tapiadas de
castigo lograron doblegarlo. El que nunca renunció a su libertad
porque su estirpe de hombre soberano no creía en encierros injustos.
Siempre fue libre, a pesar de los barrotes. A pesar del horror y del
frío, del dolor y del hambre, de los bayonetazos, las patadas y el
rencor con colores verde olivo. A pesar de los años que se acumularon
con juicios sumarios e ilegales dentro de la prisión.

Boitel supo luchar donde es casi imposible. Donde la muerte acecha de
manera constante. Donde la vida vale menos que nada y el sufrimiento
es parte exclusiva del ser humano. Supo batallar hasta el final. Hasta
donde pudo su cuerpo -ya golpeado y enfermo- resistir. Hasta donde sus
fuerzas dijeron ¡basta! Nunca se doblegó. Nunca pidió indulgencia.
Fue fiel a sus principios hasta el fin.

"Los hombres no abandonan la lucha cuando la causa es justa". Y
cumplió con sus palabras. Cumplió con su propia conciencia. Con su
vida joven y llena de amor por los suyos. Sufría por el dolor que
provocaba a su madre, quien tratando infructuosamente de protegerlo,
dormía en las afueras de la prisión. Acompañándolo en sus huelgas
interminables. Amparándolo de la muerte que al final se lo arrebató de
sus brazos protectores llenos de ternura que no pudieron abrazarlo en
sus peores momentos, porque el odio fue más fuerte. La soberbia de un
sistema dominante y enfermizo pudo más esta vez.

"El flaco", como lo llamaban cariñosamente sus amigos y compañeros de
cautiverio, demostró una fuerza física asombrosa, pero su última
huelga de hambre, que duró 53 días, fue demasiado para su ya gastada
salud. Las golpizas y otras tantas huelgas habían deteriorado
demasiado su cuerpo. Días tristes, de dolor. Inmersos en la muerte que
llega lentamente y prolonga la angustia. Sus compañeros de galera
saben que es inminente la pérdida. Lo cuidan, lo atienden de forma
constante. Se turnan para vigilar su respiración lenta y agónica. La
impotencia predomina en un lugar donde nada se puede hacer. Donde
morir es parte de la vida diaria, con el beneplácito de un mundo
deshumanizado y preocupado por cosas banales porque dicen que en Cuba
todo está bien. Un bochorno perpetuo para la humanidad.

Boitel, no solo batalla contra la muerte, batalla también contra
oficiales de la Seguridad del Estado que lo visitan para intentar
conversar con él. No hay acuerdos. Nadie cede. Sus exigencias son
negadas. Sus derechos humanos siguen violados y se aferra aún más. Se
consume lentamente y la agonía crece por minutos, por horas, por días.
Soporta el dolor como nadie. Orina sangre, vomita la bilis de un
cuerpo que apenas vive de sus propias reservas. Desmayos constantes al
menor de los esfuerzos. Energías que se pierden a medida que el tiempo
avanza ineludiblemente. Su voz se apaga. La quietud de su cuerpo
consumido y maltrecho tiene un inmenso parecido con la muerte. Pero
todavía respira.

El sistema que dice respetar los derechos humanos dejará morir a un
hombre. No le prestan atención médica. Decididamente la orden es
dejarlo que muera. ¡Uno menos! No cuentan con la historia que lo
reconocerá como un mártir. "No pretendo la muerte, pero tampoco la
rehuyo". Se extingue como el sol al ponerse en una tarde triste.
¡Quieren matarlo! Y lo están logrando. Son órdenes del Ministerio del
Interior, del propio gobierno. Tendrán que pagar por todo esto algún
día. No es venganza. Es simplemente justicia. A exigencia de sus
compañeros de galera se lo llevan ya inconsciente y frío, con la
respiración lenta. Esperan le den atención médica para evitar su
fallecimiento. Supuestamente lo hospitalizarían.

Según presos que conocieron su final, a Pedro Luis Boitel le negaron
el cuidado médico para su vida a un corto paso de la muerte. En esas
condiciones espantosas fue golpeado, maltratado por infames canallas
que desconocen la compasión por un ser humano. Hay que ser muy
cobardes y ruines para abusar de alguien en esas circunstancias. Su
vida se apagó como la llama de una luz en las tinieblas, pero solo
físicamente. Porque renació con fuerzas en el espíritu de todos los
prisioneros políticos que continuaron entrando a las mugrientas
cárceles castristas, las que nunca han dejado de estar llenas porque
las tiranías solo entienden de represión y de muerte. Otros presos
también murieron de la misma forma. Nunca han dejado de torturar a
quienes se rebelan con la dignidad tan alta como el cielo.

Ni el derecho a un entierro como es debido. Ni el derecho a llorar a
una madre a quien le informaron fríamente dónde se encontraba su
tumba. Atropellos y amenazas fue todo lo que recibió quien lo trajo al
mundo, quien hubiera dado su propia vida por evitar su muerte. La
madre, que no cesó de escribir al mundo y denunciar lo que estaba
pasando con su querido Pedro en una época de florecimiento castrista,
cuando casi todos hacían reverencias a Fidel Castro, apoyado por la
potencia comunista de la tierra y sus acólitos.

El mes de mayo vuelve a ser significativo para su vida. Esta vez se
trata de su muerte. El día 24, luego de casi tres meses sin probar
alimentos deja de existir sin haber recibido el mínimo de atención. Lo
dejaron morir sin ponerle un suero para revivirlo, para traerlo de ese
mundo lejano que todos conoceremos un día, pero que no era preciso ir
en ese momento. Tenía mucho por hacer. Tenía 41 años recién
cumplidos.

Pero Boitel después de su muerte sigue vivo en las organizaciones
opositoras que llevan su nombre, que resisten los embates de una
represión que no cesa. Pedro Luis Boitel está en la mente y en la
sangre de cada cubano que se opone al sometimiento y lucha a diario
para lograr la libertad de Cuba. En cada prisionero político que
soporta con decoro y vergüenza en las inmundas cárceles que un día se
abrirán para no tener adentro a más presos por ideas, porque las ideas
no se encarcelan. Tampoco mueren.

CAMPAÑA CUBANA POR LA LIBERTAD DE PRISIONEROS DE CONCIENCIA

http://www.payolibre.com/presos.htm

"Acuérdate de los presos como si tú también lo estuvieras" Hebreos
13-3
nosidetpa
2008-02-14 20:56:23 UTC
Permalink
NO VENGAS A BUSCAR MACHO A ESTE GRUPO GUSANO COMEMIERDA
UDS INFESTAN TODO LO Q PUEDEN EN TODOS LADOS
DEJESE DE JODER,,,VAYA A LAMER GUEBO A OTRO LADO
UDS NO TIENEN HERMANOS URUGUAYOS
UDS SON GUSANOS APATRIDAS Y PA COLMO CAGONES COBARDES
DEJESE DE POSTEAR ACA
Post by nosidetpa
ENTONCES SR GUSANO MAMAPINGA,,DEJEDESE DE JODER EN EL BOARD URUGUAYO
UDS SON COBARDES,,,HABLAN DE GRANDEZAS DE OTROS
AL BOARD GUSANO,,NADIE VA A ROMPERLES LOS HUEVOS,,RESPETE SI QUIERE Q LO
RESPETEN,,,EN OTRAS PALABRAS DEJESE DE JODER CON SU GUSANERIA
ACA NO NOS INTERESA
No-se-de-na:

Nosotros tenemos que aguantarles a algunos uruguachos, gracias a Dios
la minoria, que le den vivas al asesino Che Guevara que fue el
causante de la muerte, directa o indirectamente, de miles de cubanos.
Nosotros somos hermanos de esa gran mayoria de uruguayos. Sin embargo,
tenemos que aguantarles insultos a gentuzas uruguachas castro-
fascistas .

Asi es la libertad. Yo envio informacion veridica sobre un hombre
decente que fue asesinado por psicopatas. Uruguacho, esto no es Cuba.
Tienes tu derecho a no leer lo que envio de la misma forma que yo
tengo derecho a enviarlo. Si te gusta bien y si no tambien.

Les envio, queridos hermanos latinos, mas informacion sobre ese gran
cubano
Pedro Luis Boitel, Q.E.P.D.

http://www.nocastro.com/personalities/boitel.htm

BOITEL: MACHO Y MARTIR

A forma de biografía presentamos este artículo del periodista y
abogado Dr. Humberto Medrano. En él, con el estilo único del que
escribe con vigencia, el Dr. Medrano nos retrata el carácter de Pedro
Luis Boitel; nos transmite cuán grande fué, es y será siempre este
hombre de espíritu indomable - "Boitel: Macho y Mártir".

Murió sin doblegarse. Sin ceder en sus principios. Sin rendir su
gallarda postura de desafío.

No era más que un preso político. Desvalido, inerme. Las golpizas y
las huelgas de hambre lo habían depauperado, agotado hasta una
esquelética expresión. Pero su espíritu indomable le había dado las
proporciones de un gigante. Y eso era para sus verdugos: un gigante
inhabitable.

Podrían golpearlo, clavarle bayonetas, balacearlo, quitarle toda
asistencia médica. Pero no pudieron lograr nunca que doblara la
rodilla ante el monstruo poderoso y cobarde que lo mantenía en prisión
a pesar de haber cumplido su condena.

Cuantas veces intentaron "rehabilitarlo" fallaron en su intento.
Cuantas veces quisieron que se desdijera, que abdicara su altivez, que
se plegara por la fuerza o por la promesa de suspenderle maltratos y
vejámenes; cuantas veces lo hicieron se estrellaron contra su estoica
resistencia.

Llegaron hasta ofrecerle altas posiciones en el régimen si aceptaba
"cuadrarse" en la doctrina comunista. Sólo lograron su negativa
rotunda y su desprecio. Los humillaba con su firmeza de convicciones.
Les escupía el rostro su irrenunciable derecho a decir que no.

Sí, tenían que matarlo. No había otra manera de acallar la voz
rugiente con que les rechazaba en la tortura o en la dádiva. No había
otra forma de librarse de aquel esqueleto aullante; de aquel semi-
paralítico con sesenta libras de peso y cien mil toneladas de coraje,
que cuando le decían: -Prepárate que Fidel quiere hablar contigo,
contestaba: -¡Yo no hablo con esbirros! Para aquel montoncito de
huesos y piel y al mismo tiempo inmenso gladiador de la Justicia y la
Dignidad humana, Fidel Castro no era más -con todo su poder- que un
esbirro pagado por Moscú. Y a él, torturado, solo, en celdas de
castigo o en mesa de operaciones o tirado en un camastro sin comer o
yaciente en el suelo después de una golpeadura, le quedaba aún
demasiada dignidad para hablar con el esbirro de los invasores
extranjeros.

¡Ay! Pedro Luis. ¡Cómo llora Cuba tu martirio! ¡Cómo lloramos todos
los cubanos, que seguimos siéndolo -por encima de tentaciones y
presiones- la pérdida de este "inmenso capitán atado por la muerte!"

Hoy tu verdugo, tu asesino, se pasea en triunfo por Africa y Europa,
en las naciones sojuzgadas por los comunistas le rinden honores y
pleitesías de cliché. Tal vez esas demostraciones prefabricadas y
forzadas acaricien su ego desbordado, su reventona vanidad. Pero ¡Cuan
pequeño y despreciable resulta para los hombres que miden por la
limpia nobleza los merecimientos humanos! !Que asqueroso con su
corpachón de enlodado hipopótamo debe parecerles a los que sepan que
con todo su poder, con toda su crueldad, con todo su salvajismo de
bestia prehistórica, y con toda la refinada servia que ha aprendido de
sus amos soviéticos, tuvo que asesinarte -a ti, prisionero indefenso;
pobre "pitirre" enjaulado al que no pudieron ablandarle el pico- para
dejar de oír tu voz acusadora repitiéndole por encima del estruendo de
todas las golpizas: -Esbirro... ¡NO!

!Que grande fuiste y qué grande eres Pedro Luis Boitel! Y digo eres,
porque los hombres como tú son vencedores de la muerte. Porque los
hombres como tú, como Echeverría, como Profirió Ramírez, son savia
inagotable de los pueblos, estímulo permanente de los hombres,
estrellas sin ocaso que derraman su luz inextinguible sobre las
generaciones futuras.

Tú, Pedro Luis Boitel, no has muerto simplemente. Te han asesinado.
Sabían de tu entereza y en la última huelga de hambre te dejaron
morir. Eso es asesinato. Eso es crimen nefando. Y es hora de que todos
los hombres libres que se reúnen en los areópagos internacionales de
la ONU y la OEA, sepan que Fidel Castro acaba de asesinar el
estudiante Pedro Luis Boitel. Que un sátrapa infame ha volcado toda la
fuerza que le dan las armas moscovitas para asesinar a un hombre
entero, a una flor tan joven como macerada, a un sinsonte criollo que
cuando se le exigió para vivir que cantara al son de la balaika una
canción esclava, !prefirió morir cantando "puntos guajiros" al compás
de la bandurria cubana!

El 7 de Mayo escribimos un artículo denunciando ante el mundo la
crítica situación en que te encontrabas. Titulamos el artículo:
"Boitel en Peligro de Muerte". Veinticuatro horas después dirigimos
cables a los Presidentes de la Comisión de Derechos Humanos de la ONU
y la OEA, al Director de la Cruz Roja Internacional y a un delegado
permanente de una nación latinoamericana ante la Comisión de Derechos
Humanos, rogándoles que intervinieran para impedir tu muerte. Recuerdo
que una vez, en 1968, lo hicimos y logramos salvarte la vida. Tengo tu
carta de reconocimiento. Pero esta vez todo fue inútil. Todo estaba
demasiado avanzado: tu salud precaria y la crueldad de tus verdugos. Y
te asesinaron, Pedro Luis. A pesar de mis esfuerzos. A pesar de los
esfuerzos de tu santa madre que en angustiosa llamada telefónica desde
Cuba gritó: " !Quiero que me lleven a morir con él! "

Sí, Pedro Luis, todo falló. Pero no te fallarán los cubanos que
sabemos de tu entereza, de tu coraje, de tu amor a los principios
democráticos en que se basan la justicia y la dignidad humana, que
normaron tu vida. Esos proclamaremos ante el mundo tu sacrificio. Esos
diremos que pudiendo aceptar los requerimientos de un Fidel Castro
triunfador para que cedieras la presidencia de la Federación
Estudiantil Universitaria en Cuba a un dirigente afín a sus
determinaciones, te negaste a aceptar la infame coyunda del comunismo
internacional, y por eso en definitiva te aprehendieron, te condenaron
y te mantuvieron preso después de cumplida tu condena y al fin te
asesinaron cobardemente para librarse de un hombre íntegro y un
combatiente irreductible.

Yo no voy a insistir en tu biografía. Todo el mundo sabe que fuiste un
revolucionario valeroso y tenaz frente a todo tipo de tiranía. Y que
cuando ibas a ocupar una posición que te correspondía por tus méritos,
Fidel Castro te vetó porque no eras comunista.

Esas credenciales son de todos conocidas. Lo que tal vez se ignore o
se pretenda ignorar en esta América tan venida a menos es que te
detuvieron sin razón, te condenaron sin razón y te mataron sin razón
después de 12 años de cautiverio en todas las inmundas cárceles de
Cuba roja.

Si nadie protestara, Pedro Luis, no te extrañes. Las nóminas hacen
mucho daño en América. Y al "primun vivere" se añade el miedo y la más
absoluta demagogia para frenar actitudes decorosas frente al crimen.
Pero voces habrá que por encima de este marasmo politiquero y de los
"understandings" tomados a espaldas de los pueblos, tratarán de poner
las cosas en su sitio y bajo tierra a tus verdugos.

Tu muerte, noble y valeroso hermano, es una caída más en este calvario
que estamos recorriendo, los que llevamos a cuestas, sin soltarla, la
cruz de Cuba. Lágrimas amargas han corrido al saberla, por los mismos
surcos que han dejado, ante otras muertes similares, casi las mismas
lágrimas. La hora es de seguir luchando porque no hayas muerto en
vano. La hora es de mantener enarbolada la bandera de tu credo
político sublime y obstinado y hacer lo necesario porque un día ondee,
erguida y triunfal, en la patria que amaste hasta la inmolación.

DIARIO DE UN MARTIR

PRISION "CASTILLO DE EL PRINCIPE" - VEDADO, HABANA - CUBA

1 abril, 1972 - Boitel salió para su visita sin problema alguno. Era
el primer turno, todo indicaba normalidad. Como este es el mes en que
entraban los paquetes, se pensaba que los comunistas pudieran utilizar
algún chantaje para suspendernos la visita, como el querer quitarnos
el calzoncillos para requisarnos, cosa que no íbamos a permitir.

Hubo problemas de todas maneras, tenía que haberlos. Los comunistas
nunca dejarán de molestarnos. Ese es su sistema carcelario. Incomodar,
desajustar, molestar. Mientras exista comunismo nuestras vidas será
igual. Nunca nos dejarán tranquilos cumplir nuestra condena. No solo
nos tienen encarcelados sino que se complacen en torturarnos
psicológicamente.

Al poco rato de regresar Boitel de su visita le trajeron el paquete.
Al notar que faltaban alimentos que su familia le había dicho que le
enviaba, llamó al Sargento y le comunicó que ese no era su paquete.
Dicho Sargento le expresó que por una disposición de la dirección del
penal, la cantidad de libras en el paquete había sido rebajada a 25
solamente. Pedro, al instante, no aceptó esa disposición, rechazando
el paquete. Hubo cierto forcejeo y palabras fuertes entre Boitel y los
Sargentos. Al final Boitel pudo sacar el paquete.

Uno de los Sargentos, cuando me conducía al salón de la visita, le
dijo al otro que le iba a suspender la próxima visita a Pedro Luis
porque la fuerza la tenían ellos y eran ellos quienes daban las
órdenes. Que nosotros éramos simples presos, como queriendo decir que
no éramos personas. Triste condición del preso político cubano.

Hacía un año que nos pusieron el paquete cada 6 meses y no se
contentan con eso sino que rebajan el paquete a 25 lbs. !
Chantajistas!, quieren doblegar nuestro espíritu de lucha por el
hambre. Como trataron de hacerlo con los compañeros de la Prisión de
Boniato. Por ello murieron compañeros no hace unos meses.

Con Boitel, ellos estaban utilizando una política más represiva aún,
estaban encarnados en él. Le venían quitando todos sus derechos. Cada
día era una nueva cosa. Ya no le estaban dando asistencia médica, le
habían quitado la leche; a pesar de que es enfermo y la necesita para
sus padecimientos estomacales. Así mismo, la comida es de pésima
calidad por lo que la devuelve sin tocarla. A veces en una semana la
rechaza en 4 ó 5 oportunidades.

Pedro estuvo muy disgustado ese día. Comimos como a las 8 de la noche.
Esa fue su última comida antes de empezar su huelga. A las once me
pidió papel y que le prestara